Licencias Laborales: el impacto de un arma legal contra el cáncer

Detectamos que el abandono de los tratamientos oncológicos ha disminuido en un 70% gracias a las licencias laborales para mamás y papás de niños con cáncer", afirmó la Oncóloga Pediatra Gabriela M., quien participó en el estudio que realizamos para medir el impacto de este nuevo derecho en México, por el que luchamos durante casi tres años.

El 4 de junio de 2020 se cumplió el primer año de que fueron publicadas las reformas a la Ley Federal del Trabajo, a la Ley del Seguro Social y a la Ley del ISSSTE, con las que se otorgan licencias por acompañamiento de hijos menores de 16 años -con cualquier tipo de cáncer y por hasta 364 días- a madres y padres trabajadores, gozando del 60% de su salario.

Luego de conocer la cifra de licencias que han sido solicitadas y entregadas por parte del IMSS y del ISSSTE, la cual asciende a más de 2,000 en todo el territorio nacional, en Cáncer Warriors de México, A.C., nos propusimos medir el impacto de las licencias y exponerlo en el primer aniversario. Así llegamos con la empresa mexicana Enkoll, especialista en estudios de medición cualitativa y cuantitativa en políticas públicas e iniciativas legales, quienes lo realizaron de forma pro-bono.

El estudio, que llevó por nombre: Implementación de Licencias Laborales para mamás y papás de niños diagnosticados con cáncer, midió el ánimo, calidad de vida y respuesta ante el tratamiento por parte de los pacientes que cuentan con sus padres en la batalla contra esta enfermedad; el impacto de las licencias laborales en la economía y estabilidad familiar, y la opinión de médicos tratantes sobre la respuesta de los menores ante el tratamiento oncológico.

Los resultados, que eran predecibles, nos siguen dibujando una sonrisa en el rostro y confirman que todo el trabajo, todo, valió cada segundo de esfuerzo. Aquí los principales hallazgos del estudio:

• Los pacientes que cuentan con su mamá o papá durante la batalla contra el cáncer infantil mejoran su ánimo, lo que genera que respondan favorablemente al tratamiento y aumenten sus posibilidades de curación. • Las madres y padres muestran menor preocupación económica al contar con estos permisos laborales, originando en ellos la seguridad para continuar con los tratamientos de sus hijos.

• Los médicos oncólogos y hematólogos reportan, en algunos de los casos, una disminución de hasta 70% en el abandono de los tratamientos que se vincula a la falta de empleo y/o carencias económicas de madres y padres.

• Los patrones o empleadores cuentan con un esquema legal para apoyar la situación a la que se enfrentan las trabajadoras y trabajadores con un hijo con cáncer.

• Las familias reducen el estrés económico y emocional, se mantienen unidas y en una red de acompañamiento gracias a que la madre o el padre trabajador no pierde el empleo, continúa percibiendo un ingreso y conserva la seguridad social.

Aunque los resultados son alentadores y debieran permear en todas las familias para las que estos derechos fueron creados, es decir, 9,750 mamás y papás trabajadores de todo el país que tienen a un hijo con cáncer, no todas han podido disfrutar de estas licencias laborales (por falta de información y/o acceso administrativo).

El estudio también arrojó que aquellas madres y padres que no gozan de este derecho continúan enfrentando los focos rojos que nos llevaron a pelear por estas licencias laborales, es decir: pérdida de trabajo (despidos por falta de concentración, falta de productividad y ausentismo), pérdida de ingresos y pérdida de la seguridad social; cancelación de citas hospitalarias y abandono del tratamiento; disminución de ingresos, endeudamiento, venta de bienes y estrés, tensión y, en diversos casos, ruptura familiar.

Por eso hoy hacemos un llamado respetuoso tanto al IMSS como al ISSSTE para que distribuyan los lineamientos entre sus derechohabientes, médicos y trabajadores sociales para conocer las licencias LSS 140 Bis y LISSSTE 37 Bis, y sus formatos y protocolos de acceso.

El cáncer es una enfermedad que se combate con un diagnóstico oportuno, tratamientos adecuados y un estado de ánimo favorable. Sin embargo, las políticas públicas y las leyes son también un arma infalible que ha demostrado dar golpes certeros al cáncer. Por ello, seguiremos en esta lucha, firmes, fuertes y sin descanso.

¡Y vamos por más! Porque #ElCáncerNoEspera

HISTORIAS